martes, 13 de septiembre de 2011

Masks



Sabe bien que le está mirando, es tercera vez que sus ojos se cruzan. Los ajenos parecen distraídos en un vaivén oscilante entre los músicos y los demás asistentes antes de regresar por escasos segundos a aquel que le mira galante. Abanica las pestañas e inclina la frente antes de sonreír con garbo y picardía, se encamina hacia la salida, hacia el balcón que todo el rato ha estado custodiando con el fin de que nadie interrumpa.

La invitación tácita había sido enviada y el receptor había entendido muy bien el objetivo de aquel encuentro “casual”.

Impertinente pero… sincero. No deseaba provocar mayores molestias por lo que se apresuró.

Ella mucho más ingenua, tal vez mucho mejor actriz que las demás “doncellas” del lugar. Tomó las manos del caballero luego de que la tomara como a una meretriz y de las más baratas que se pudiese encontrar. Pues… qué más barato iba haber que un encuentro de primera clase y por costo cero.

Así presionó suavemente sus nudillos y le besó la mejilla antes de soltar sus manos con el fin de recorrer la parte trasera de su cuello, acomodó los últimos botones de su vestimenta ¿Qué otra opción tenía? Debía dejarla como la había encontrado o terminaría atado por toda la vida a aquella pícara.

Aquella que había probado a toda la corte, que de seguro conocía las medidas de cada uno de los presentes y que se regocijaba en conocer quiénes eran los que tenían mejores dotes… “dotes”.

Se sonríe y muerde la punta de uno de sus guantes antes de acomodar uno de los bucles que se ha soltado de las pinzas que decoran su peluca. Así se dispensa para regresar a la fiesta donde comienza a coquetear con otro caballero.

La idea es averiguar la identidad de cada uno de los señores tras las máscaras.

1 comentario:

Rossiel Black dijo...

Buen escrito vieja perruca XD sobre todo porque fue una muerte muy elegante.

LinkWithin

Quizá también te interese

.