lunes, 19 de septiembre de 2011

Monster - Proyecto septiembre: Fotografía



Mírenlo ahí, manojo de pelos y hedor, vísceras ya secas expuestas al espectador que incauto avecina la marcha hasta donde se encuentra el pequeño animal olvidado por la sociedad.

Ya nadie dirá que es pequeño y hermoso, su colita no menea, sus ojos no brillan. De hecho no sé dónde tiene la cabeza tampoco las patas, pero sé que está ahí.

Tal vez su alma a nadie nunca le importó, sólo su apariencia física. Por eso es que cuando cayó enfermo nadie le prestó ayuda, sino que lo orillaron hasta la muerte más dolorosa. Esa que se vive en soledad y dolor agudo, el que te obliga a agonizar semanas antes de que el Ser Supremo se apiade de él y lo recoja del inmundo planeta ¿Por qué? Yo te lo diré, porque a nadie le importa el prójimo si no le sirve para sacar algo de provecho. Animal enfermo sólo causa molestias y gastos, no es humano por ende no merece ser tratado con dignidad.

Debemos dejarlo donde nadie lo vea, que los vecinos no se enteren de que teníamos un perro enfermo sino comenzarán a hablar.

Y tú observas el pellejo roído del animal alguna vez vivo y piensas en lo desagradable que te parece, en que debería llevárselo el camión de la basura para que no se convierta en un foco de infecciones.

Yo te acuno pequeño cuerpo mortecino, peinaré el pelaje yerto y sin brillo, hundiré mi nariz en lo que alguna vez fue tus orejas. Pequeña criatura que envió el último aliento para hallar al que le ofreció protección en edad temprana, ahora desconocido, recuerdo vago de un occiso.

De seguro ya tiene otro juguetito, de seguro sonríe y abraza a un animal recién nacido, lo aprieta contra el pecho y le dice que sea buen chico. Que no crezca ojalá, que no se enferme, no le gustaría tener que meterlo a una bolsa plástica para lanzarlo al río, no… eso no. Porque ya lo hizo una vez… y de pronto se recuerda de lo difícil que le pareció hacerlo, pero después de que lo hubo realizado ya no había vuelta atrás por lo que sólo le queda consolarse pensando en que nunca más lo hará.

Sigue apretando al pequeño animal que parece gemir debido a la cercanía con el “humano”, imagina que es uno de tus hijos, imagina que alguien le obsequia dulces, que lo lleva hasta su casa para terminar maniatándolo y aprovechándose de su joven humanidad antes de destrozar su cuerpo. Así lo separa en diferentes bolsas oscuras para dirigirse a un lugar alejado con el fin de lanzarlo al mar, a un barranco, a un agujero en la tierra. Que desaparezcan las pruebas incriminatorias.

Si te sucede, no llores… aprende de la madre del cachorro pues ella no lo hizo, como es animal sólo se dispuso a tener otra camada para contentarte, para que puedas sentirte un buen samaritano al llevar otro crío suyo a tu casa y completar así el círculo.

13 comentarios:

Patricia O. (Patokata) dijo...

Hola, tu texto es muy reflexivo.
Los animales muchas veces son más humanos que los propios humanos, y creo que se merecen respeto y no ser maltratados.

Un gusto pasar por aquí!!

Saludos!!

Karuna dijo...

La fotografía es grotesca y por supuesto es una historia tétrica y demasiado triste.

Carroña eres y carroña serás.

A veces cuando veo un animalito muerto se me pone la carne de gallina ó me asusto.

Mi madre dice que no debería pasarme, porque son seres vivos y como seres, esto es una muestra de que también la muerte es parte de nuestro ciclo de vida.

Cada mañana que corro, el hedor y los cadáveres aplastados de los cachorros de gatos aplastados por automóviles, me hace recordar la semana que pasé vigilando como se deshacían del cadáver de una gallina.

Lo más cruel, fue ver las plumas y los trozos de carne esparcidos por toda la calle.

Saludos Karuna ^^

Mircea~ dijo...

Ahh suegris, suegris querida. Que puedo decir respecto a tu relato, como siempre degustandonos con un poco de aquel tetrico, pero no menos hermoso, tipo de escritura. Sabes muy bien cuando me encanta leerte, y espero que continues escribiendo de manera continua
*-*!!!!!

Saludotes y nos estamos viendo ;D!

Maga de Lioncourt dijo...

Ay, no, puedo leer de todo, pero siempre me horrorizarán las historias que incluyan violencia hacia los animales.
Es triste, y es lamentable que cosas como las que describes pasen a diario.

¡Pobre bichito!

Muy bueno tu texto, con imágenes bien descritas, sensaciones, emociones...
Sólo decirte que aquí te sobra un "se": "Así lo separa en diferentes bolsas oscuras para se dirigirse a un lugar".

Besos!!

Déborah F. Muñoz dijo...

son tan indefensos que tratarles así es una auténtica crueldad, asco de gente.

Ro. dijo...

A veces pienso que pasaría con la gente que es capaz de tratar así a los animales si por mano del destino se intercambiasen los papeles. Seguro que saldrían mejor parados que éste pobre del relato. Interesante reflexión. Un saludo!!

Esther dijo...

Hola, Edain, ¿la foto es en realidad un perro?
Esta frase me ha gustado: "Yo te lo diré, porque a nadie le importa el prójimo si no le sirve para sacar algo de provecho. Animal enfermo sólo causa molestias y gastos, no es humano por ende no merece ser tratado con dignidad".
Tiene mucha razón. La gente que no gusta de los animales no tiene paciencia para tratar a un animal enfermo.
Olvidamos que nosotros también somos animales y que todos tenemos los mismos derechos (o así debería ser).

¡Saludos y cuídate!

Atenea dijo...

Bua.. que escalofriante...
De verdad que es una pena el maltrato a los animales, ojala pudieran hablar y manifestarse contra quien les hizo eso.
Un saludo de desde ahora una nueva seguidora. =)

KaRoL ScAnDiu dijo...

Ufff... el corazón en un puño; triste, pero bello, porque nos hace pensar en lo poco que a algunos les importan los seres vivos, sean de la clase que sean...

Un beso enoooorme^^

JJ Campagnuolo dijo...

Un texto fuerte pero con una verdad aún más fuerte. He leído a sabios por ahí que han dicho "como trates a los animales, así trataras a los humanos", imagínate... y después nos quejamos que hay mucha gente insensible en el mundo. Felicidades, es un buen relato.

Rossiel Black dijo...

Me gustó el relato vieja, yo soy bien odiosa a veces con los perros y me la paso retánbdolos, pero es allgo superior que pasa por culpa de mi madre. Por ello es que prefiero no tener animales. Aunque me encantan.
Me gustaron muchas frases de tu texto, te las diré por el fb. Y qué más decir pues, que me gustó mucho, uno de los mejores relatos que he leído.
Acuerdate de mandar el correo con las indicaciones en el blog de adictos a la escritura para que sea puesto en el recopilatorio.

Saludos~

Selin dijo...

Un mazazo a las conciencias sensibles. Enhorabuena, Edain. Saludos.

Plekito dijo...

Carambas Edaín!!! Me has dejado fría y con muchos sentimientos encontrados. Apenas he pasado a leer tu relato, pero me agrada la manera en la cual te expresas de la foto. Abrazos y felicitaciones por el relato!!!

LinkWithin

Quizá también te interese

.